Publicado: Jue 1 Feb 10:30 am

CONIDA lleva tanques de hidrazina caídos en Azangaro para estudios

Tras la caida de esferas metálicas reportadas el fin de semana (4),  especialistas del CONIDA confirmaron que los objetos eran tanques y que ya no contenían fluido alguno, por lo cual no representa mayor peligro para la salud desde el punto de vista de contaminación química.

En manifestaciones reportadas, los objetos tambien pudieron ser vistos Tingo María y Pucallpa, además de Acre en Brasil, finalmente aterrizaron  en la comunidad de Larancahuani, en Azángaro (Puno).   

Los objetos serán enviados  a la Sede de la Agencia Espacial del Perú (CONIDA), en Lima.

Las autoridades estadounidenses, informaron que “cuerpo de cohete ruso SL-23 reingresó en la atmósfera el 27 de enero de 2018 sobre Sudamérica (cerca de Perú) a las 11:32 pm GMT (6:32 pm hora local) aproximadamente”.

La estimación fue hecha por el Componente Espacial Conjunto del Comando Estratégico de Estados Unidos, que hace parte del Centro Conjunto de Operaciones Espaciales (JSpOC, por sus siglas en inglés), que monitorea más de 23.000 objetos en la órbita de la Tierra.

La información brindada por el gobierno de EE.UU. se repite en el portal web de la compañía Aerospace, que realiza investigaciones científicas independientes desde 1960.

Aunque también figuran otros datos, como que el “cuerpo del cohete” que reingresó a la Tierra hace parte de una misión espacial para el lanzamiento del llamada AngoSat 1, el primer satélite de comunicaciones de Angola.

DATO:

En la superficie de una de las esferas se pudo apreciar, inscripciones en idioma ruso.

Según se pudo deducir, se encontraron inscripciones con los siguientes valores: 230 KgF/cm2, PEI 17,6; asimismo, se determinó que el volumen es de 132,300 LT, hasta donde es visible.